Te voy a echar de menos.
Lo sabes y lo sé.
¿Para qué mirar hacia otro lado?
Déjame echarte de más antes, que luego quizá ese exceso minimizará mis ganas y podré seguir en paz.

Bostezando sonrisas (via hachedesilencio)